Remedios naturales para mascotas

Cada vez somos más los que pensamos que en la naturaleza está la salud. Desde aquí me permito recomendar el uso de los remedios naturales para nuestras mascotas, ya que en las dosis adecuadas estos remedios harán que mejoren o sanen sin ningún tipo de efecto secundario. Obvia decir que si a nuestro perro se le ha roto una pata, tenemos que llevarlo a que se la entablillen, pero… ¿qué hacemos cuando le diagnostican cáncer, por ejemplo o alguna otra enfermedad autoinmune? ¿Qué fármaco nos recetan y qué tratamiento agresivo ha de seguir el animal? Y lo que es peor… ¿cómo será su calidad de vida?

En mi larga experiencia con animales puedo testificar hechos concretos.

Mi gato fue diagnosticado de cáncer de pulmón y de insuficiencia cardíaca (corazón “tumbado”). Sus problemas respiratorios crecían y yo lo veía empeorar día a día. Tratamiento convencional: unas pastillas que le ayudaban en la eliminación de líquidos para evitar que se sintiera más hinchado y un humidificador en su habitación. Y eso hice. No mejoraba y entonces pensé… ¿por qué no intentarlo de otra manera? Lo traté con remedios naturales para fortalecer sus defensas, a diario le suministraba factores de transferencia (calostros), tres veces al día le daba mediante jeringa el polémico Renueven (antes Biaba), comida sana y mucho cariño. Resultado: el diagnóstico fue en agosto de 2008 y en la actualidad, septiembre de 2011 sigue junto a mí.

Mi perro, mezcla de pastor y de gran tamaño, sufría mucho con las articulaciones. Padecía al moverse y al sentarse y levantarse, al parecer un problema para digerir el calcio le degeneró en reuma y eso hacía que nos planteásemos tener que “dormirlo”. No había remedio para él. Lo traté con Lyprinol, un extracto de lípido marino procedente del mejillón de labio verde de Nueva Zelanda y mejoró muchísimo. Estuvo con nosotros durante dos años más.

Esta es mi experiencia, pero me consta que otros mamíferos han sido sanados o mejorados en su enfermedad con este tipo de tratamientos, como el del perro de un señor de Estados Unidos que probó con él el remedio a base de plantas para sanar su enfermedad coronaria y logró salvarlo.

Os recomiendo, si tenéis mascotas, que no tiréis nunca la toalla ante un problema de salud con ellas, que os informéis bien antes de tomar ninguna decisión irreparable y sobre todo que no olvidéis que justo en esos momentos es cuando más nos necesitan. Dadles mucho cariño.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*